Cómplices y enemigos


Por Adriana Pedroza *

Lo que usted está apunto de leer es algo que jamás saldrá publicado en ningún medio de comunicación social. Hoy los medios se muestran como la próxima víctima del régimen chavista, pero ¿quién recuerda la actuación de los medios de comunicación desde febrero de 1989 hasta el 2000? ¿quién montó a Chávez en el poder?

Corrían los últimos días de febrero de 1989, Carlos Andrés Pérez se dirige en cadena nacional de radio y televisión al país para anunciar el programa de medidas de ajuste económico. Al día siguiente los medios le dieron cobertura a todo aquel que estaba en contra del programa de ajustes, puede que exagere, pero creo que en esos días nadie habló de la necesidad de la aplicación del paquete de medidas. CAP habla el 25 y el 27 arde Caracas…¿espontáneo? ¿no será que los medios exacerbaron las pasiones hasta que explotaron por el aumento del pasaje? Pero no podemos negar que estaban diciendo una parte de la verdad, la que vendía, la que elevaba los ratings. Así como aquella vez, durante los dos intentos de golpe en 1992, durante la crisis bancaria, en medio de la tragedia de Vargas y pare usted de contar, los medios de comunicación explotaron la crisis a su favor, le dieron al pueblo lo que el pueblo quería, circo.

Año 1998, campaña para la presidencia de la República. Chávez es el show, todos lo quieren entrevistar. Napoleón Bravo, hoy muy bravo con el Gobierno, pertenecía al séquito de adoradores del hoy Presidente. Miguel Otero no se quedaba atrás, hasta el punto que se decía que El Nacional y Venevisión eran chavistas. Se volteó la tortilla, ahora son oposición ¿cuánto más? no se sabe, hasta que les convenga. Ayer los medio fueron los cómplices de Chávez, hoy son sus enemigos.

La verdad se ha manipulado tan impunemente en este país, que ya no sabemos a ciencia cierta qué está pasando en un momento determinado. Yo vi recuento de los hechos del 11 de abril de 2002 presentado por Globovisión este año y luego vi un programa similar en Venezolana de Televisión. Para mi sorpresa, en VTV, veo unas imágenes que jamás había visto en ninguno de los canales privados del país, Policías Metropolitanos disparando ¿por qué eso no se transmite en el recuento de uno de los hechos más deplorables de la Historia de la Democracia en Venezuela? ¿por qué y con qué derecho censuran la verdad en los medios de comunicación? De no haber sido por la curiosidad que me llevó a soportar las náuseas que me produce VTV, jamás hubiese visto esas imágenes. Pero por otra parte, el canal del Estado, no del Gobierno, omite las declaraciones de Lucas Rincón anunciando la renuncia de Chávez, no hablan de la enorme marcha que precedió la llegada a Miraflores, no dicen que esas cientos de miles de personas estaban pidiendo la renuncia del presidente. Es decir, nuestros medios cercenan la verdad según su conveniencia temporal. No en vano, desde un tiempo para acá, los noticieros se inician con el parte muertos del día y con todo lo que tenga que ver con la inseguridad, tema que es no es nuevo pero que había quedado en segundo plano mientras se le sacaba la punta a la campaña política.

Eso ocurre en el ámbito noticioso, pero si damos un vistazo a la programación de los canales de televisión y de las emisoras de radio, la situación es aún más patética. No hay un solo programa “de humor” en este país donde no se explote y ridiculice la sexualidad. Las novelas están cargadas de sexo y violencia, sin contar que no falta un homosexual que haga parecer que la comunidad gay está plagada de locas. Constantemente se transmiten mensajes de doble sentido en prácticamente todos los programas. Los comerciales continúan el espiral de explotación sexual, además de presentar la irresponsabilidad como un logro haces lo que sea por…

Si revisamos la programación de las radios de corte juvenil, nos encontramos con otro tipo de violencia. La gente llama y es ridiculizada, insultada, interrumpida, además de no faltar el componente sexual que acompaña todo el “humor” de este país.

No podemos ignorar el hecho de que es más fácil vender en un mercado donde los compradores son idiotas, quizá esa sea la razón por la cual se pretende idiotizar a la gente a través de los medios de comunicación. Pero el problema es que la sociedad venezolana está enferma, está saturada de sexo, está cargada de violencia reprimida que explota cuando uno menos se lo espera. ¿Qué clase de futuro le espera a este país si, por una parte nunca sabe qué pasa realmente porque los sucesos son censurados según la conveniencia de quien los presente y, por la otra, en los ratos de esparcimiento está sometido a estímulos sexuales y violentos? ¿Podría extrañarnos que cada vez hayan más homosexuales en nuestra sociedad machista? ¿Será casual que la edad de iniciación sexual cada vez sea más baja? ¿Es gratuito que las personas estén tan agresivas en nuestro país?

Mientras los medios de comunicación se ponen las vestiduras de víctimas ante la inminente aprobación de la ley de contenidos, nosotros, quienes no tenemos nada que ver con las decisiones de los directivos de los medios, seremos las únicas víctimas de una ley que nos impedirá ejercer plenamente nuestro derecho a la libertad de expresión. Durante años los medios han hecho sin ningún coto lo que han querido, buscando únicamente el beneficio económico de sus gestiones, pero ese egoísmo nos ha arrastrado a todos a una situación donde no podemos decir a ciencia cierta si es peor el remedio que la enfermedad, pero lo que sí podemos prever es que el remedio, en manos de quien lo pretende aplicar, va a ser sumamente doloroso y no va a curar la enfermedad.

* Adriana Pedroza, escritora venezolana.

This entry was posted in Relationships and tagged , , , , . Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s