Asesinan a policías mexicanos pese mayor vigilancia en frontera


Por Lizbeth Díaz, Editado por Juana Casas*

Tijuana, México – Tres policías mexicanos fueron secuestrados, asesinados y arrojados en un camino muy patrullado cerca de la frontera con Estados Unidos en el día de Año Nuevo, a pesar de la presencia de tropas en la zona, dijo el jueves la fiscalía estatal.

Los policías de la ciudad fronteriza de Tijuana, uno de ellos un importante oficial, fueron hallados envueltos en sábanas en las afueras de la cercano balneario de Rosarito, en una carretera con varios puntos de control del Ejército.

“Esto parece ser una respuesta por parte del crimen organizado al incremento de la presencia militar aquí,” dijo un funcionario de la fiscalía estatal de Baja California.

El presidente, Felipe Calderón, a poco de asumir en diciembre del 2006 envió a unos 25,000 militares y efectivos policiales a varios estados para combatir a las poderosas organizaciones criminales y de la droga.

El Gobierno envió cientos de tropas a Tijuana y Rosarito a fines de diciembre y desarmó a la policía del balneario, tras un intento fallido de asesinato del jefe de policía de la ciudad que despertó sospechas de que el narcotráfico estuviera infiltrado en la fuerza.

Las ejecuciones de policías fueron los primeros asesinatos supuestamente relacionados con el narcotráfico en Baja California en el 2008.

En el 2007, el estado registró más de 400 asesinatos relacionados con la droga de las 2,500 personas muertas en todo el país por la violencia del narcotráfico y a pesar de los operativos militares contra los cárteles.

Los policías de la ciudad fronteriza de Tijuana, uno de ellos un importante oficial, fueron hallados envueltos en sábanas en las afueras de la cercano balneario de Rosarito, en una carretera con varios puntos de control del Ejército.

“Esto parece ser una respuesta por parte del crimen organizado al incremento de la presencia militar aquí,” dijo un funcionario de la fiscalía estatal de Baja California.

El presidente, Felipe Calderón, a poco de asumir en diciembre del 2006 envió a unos 25,000 militares y efectivos policiales a varios estados para combatir a las poderosas organizaciones criminales y de la droga.

El Gobierno envió cientos de tropas a Tijuana y Rosarito a fines de diciembre y desarmó a la policía del balneario, tras un intento fallido de asesinato del jefe de policía de la ciudad que despertó sospechas de que el narcotráfico estuviera infiltrado en la fuerza.

Las ejecuciones de policías fueron los primeros asesinatos supuestamente relacionados con el narcotráfico en Baja California en el 2008.

En el 2007, el estado registró más de 400 asesinatos relacionados con la droga de las 2,500 personas muertas en todo el país por la violencia del narcotráfico y a pesar de los operativos militares contra los cárteles.

* Reuters

This entry was posted in Central America and tagged , , . Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s