La Cumbre sobre el Clima en Copenhague es un Señuelo


 

Por Helga Zepp-LaRouche*

      La Cumbre de las Naciones Unidas sobre el cambio climático en Copenhague que tendrá lugar entre el 6 y 18 de diciembre, y en el que participarán 193 naciones, aproximadamente 65 jefes de estado y unos 20,000 delegados, se basa en un fraude gigantesco, y tiene que cancelarse de inmediato, y no solo para ahorrar los enormes gastos de este acto de propaganda neomalthusiana, cuyo objetivo real es el establecimiento de un gobierno mundial de facto.

      Después de que en el período reciente cerca de mil científicos se habían distanciado de la tesis del Panel Intergubernamental sobre Cambio Climático (IPCC por siglas en inglés), sobre un supuesto calentamiento global generado por el hombre, las nuevas revelaciones escandalosas, en donde piratas cibernéticos pusieron al descubierto las comunicaciones por Internet entre los “científicos” [1] de la Unidad de Investigación Climática (CRU por siglas en inglés) de la Universidad East Anglia en Gran Bretaña, son la prueba definitiva del fraude climático, en caso de que todavía hubiera alguna duda al respecto.

      En realidad, la documentación virgen, sin alternaciones, proveniente de las estaciones climatológicas de largo plazo muestran poco o ningún cambio en los últimos 150 años. La mitad de las estaciones señalan un ligero enfriamiento, y en los últimos 10 años, por el contrario, ha ocurrido un enfriamiento global. Por lo tanto, ¿qué hay de fondo en esta campaña tan enormemente costosa?

      La respuesta es clara: además de todos los posibles acaparadores, que ven en la comercialización de las emisiones de CO2 una nueva oportunidad de saquear a la población, es en esencia la política del Imperio Británico, o más precisamente, del príncipe Felipe, quien ha insistido públicamente en que quiere reencarnar como un virus para poder contribuir más eficientemente a la reducción de la población. El 12 de noviembre, el director ejecutivo del Fondo Mundial por la naturaleza (en inglés, WWF) del príncipe Felipe, le dijo a la prensa: “Nosotros creemos que es fundamental que el Presidente (de EU) vaya a Copenhague, para que vea en los ojos a otros dirigentes y les transmita nuestro compromiso como país y asegurarse el suyo”. Y de inmediato Obama anunció, contrario a sus declaraciones anteriores, que estaría en Copenhague el 9 de diciembre.

      Es más, es monstruoso que una organización oficial de la ONU, la Convención Marco sobre Cambio Climático de la ONU y el gobierno danés, quieran que se presente oficialmente en la agenda el problema de la reducción poblacional.

      Según el periódico danés, Berlinske Tidende, el Ministro de Desarrollo danés, Ulla Toerness ha admitido el carácter controvertido de esta propuesta, que en varias naciones todavia se considera un tabú. Pero dado que existe conexión entre el crecimiento poblacional y el cambio climático, esta propuesta también tiene el apoyo total del Primer Ministro danés.

      La organización británica Optimum Population Trust (OPT), que tiene una cruzada por la reducción de la población mundial, afirma en un estudio, que una de las mejores formas de combatir el llamado “calentamiento global” consiste en evitar nacimientos, porque evitar el nacimiento de nuevos “contaminadores” sería más barato para evitar una “catástrofe climática”, que adquirir nuevas fuentes de energía renovables. Según el estudio, se puede evitar el nacimiento de 500 millones, y por lo tanto de 24 mil millones de toneladas de CO2 en los próximos 40 años con un gasto de 200 billones de libras esterlinas.

      También es revelaron el hecho de que, según la revista Forbes, los “14 hombres más ricos del mundo” que le deben su riqueza nada menos que a la economía de casino, se reunieron el 5 de mayo de este año en la residencia del presidente de la Universidad privada Rockefeller. Bill Gates, Warren Buffett, Michael Bloomberg, George Soros, Peter Peterson, David Rockefeller, Jr., y los demás participantes del círculo ilustre todos estuvieron de acuerdo en que la peor amenaza ambiental, social e industrial es el problema del crecimiento poblacional.

      En otra de la serie de conferencias preparatorias que hubo, previas a la cumbre de Copenhague, la conferencia del 5 de junio del grupo de peritos Policy Network, en la Escuela de Economía de Londres, en la que Tony Blair, quien ahora está bajo investigación en Gran Bretaña por su autoría en la guerra en Irak, pronunció el discurso de apertura, enfatizando que se requiere “un cambio revolucionario en el comportamiento”. Para lograr esto, solo Estados Unidos tendría que reducir sus emisiones en una décima parte de su nivel actual! Blair dejó bien en claro que considera que el problema más grande es el hecho de que China quiere llevar a cabo “la mayor industrialización que el mundo haya visto en su historia”.

      Durante los tres días de conferencias en Essen sobre el tema “La gran transformación”, organizada por la Fundación Mercator en colaboración con el Instituto Climático en Potsdam y Wuppertal, se estableció en un prospecto para el Grupo de Trabajo 4, que :”¿Podrán las sociedades democráticas mantenerle el paso al impacto de los cambios serios en el clima global, o estarán mejor capacitados los regimenes autoritarios para aplicar las medidas necesarias?”. Uno de los participantes en este conferencia fue el director del Instituto Climático en Potsdam, Hans-Joachim Schellenhuber, un invitado reciente del príncipe Felipe en con una “Discusión de expertos sobre temas ambientales y climáticos” en el instituto Postdam, y quien es también el portador de la orden de mayor jerarquía inglesa, la Orden de la Jarretera.

      Uno no puede menos que estar de acuerdo con la caracterización que hizo Lord Christopher Monckton del fraude climático y la conferencia de Coperhague: es un intento por establecer un gobierno unimundista no elegido por nadie, con poderes enormes y sin precedentes. Un grupo pequeño y estrechamente entrelazado de llamados científicos ahora ha quedado expuesto por fraudulentos y criminales. Otro grupo, bajo el liderato del exministro de Finanzas británico, Lord Nigel Lawson, junto con un grupo considerable de otros Lores, autores y periodistas, acaban de crear un nuevo sitio electrónico, y una Fundación Política sobre Calentamiento Global (GWPF por siglas en inglés), que se dedica a luchar en contra de este fraude.

      Desafortunadamente, no debe haber ninguna duda de que existe un consenso entre las élites pro británicas, de responder a la crisis sistémica del sistema financiero global con un nuevo fascismo, en el que se tiene que sacrificar al pobre, al débil, y al enfermo en aras de los intereses especulativos.

      El tener como objetivo esta política cae bajo las Leyes de Nuremberg después de la Segunda Guerra Mundial. Todos los que quieran participar en la conferencia de Copenhague deben recordar esto. Después de todo lo que ha salido a la luz hasta la fecha sobre el fraude climático, solo existe una solución razonable: ¡Cancelen la conferencia de inmediato!

 

      *Helga Zepp-LaRouche, presidente y fundadora del Instituo Schiller

 

      Nota Adicional

      [1] El 17 de noviembro de este año, los piratas que interceptaron e-mails de los científicos corruptos que cambian datos de estaciones meteorológicas para tratar de estabelecer um “calentaniento global”, publicado  en internet – Mira Aqui estos e-mails

 

      Fuente

   1. Solidarite et Progres

About these ads
This entry was posted in World. Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s