Obesidad: ¿falta de alimento espiritual?


Por rabino Dr. Michael Laitman *

No es un secreto que la obesidad y el sobrepeso se incrementan cada año. Según las estadísticas del Centro Nacional de Estadísticas de la Salud de Estados Unidos, durante los últimos 20 años ha habido un aumento dramático en la obesidad en ese país, y ya en  2003, el 66% de los adultos norteamericanos sufrían de sobrepeso u obesidad.

“Incluso los niños han aumentado de peso”, reporta el Live Science Staff. “El peso promedio de un niño de 10 años en 1963 era de 37,1 kilos, en tanto para el año 2002  era de aproximadamente 42,5 kilos. Entre las niñas esa cifra pasó de 38,.7 a 44 kilos”.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) estima que para el año 2015, aproximadamente 2.300 millones de adultos tendrán sobrepeso y más de 700 millones serán obesos.

Esta epidemia no solamente está afectando a las personas en su autoestima, su bienestar y salud sino que también está costando una gran cantidad de dinero. Según el reporte titulado “El llamado del cirujano general para tomar acciones en pro de la prevención y disminución del sobrepeso’, en Estados Unidos en el año 2000 se gastaron más de 117.000 millones de dólares en dietas y tratamientos de enfermedades relacionadas con la obesidad, aparte de los miles de millones de dólares que las empresas pierden debido a dolencias de empleados con sobrepeso.

El impacto es diverso. La CNN reportó recientemente que las líneas aéreas están planeando cobrar un controversial “impuesto por gordura”, argumentando que las personas con sobrepeso ocasionan un incremento en el gasto de combustible a las aerolíneas y dejan menos asientos para clientes más delgados. Algunos cirujanos rechazan operar a personas con sobrepeso por los altos riesgos relacionados. Incluso Disneyland se ha visto afectada, teniendo que cerrar y renovar algunos de sus juegos por descomposturas provocadas por la gran cantidad de usuarios con sobrepeso, según un artículo reciente de Wired Network.
Pero lo más inquietante son los problemas de salud que se generan. El nutriólogo australiano John Tickell informó que la diabetes de tipo II, un padecimiento asociado con la obesidad, es la enfermedad con mayor crecimiento en el mundo. Otras complicaciones relacionadas con la misma causa son la hipertensión, la afección coronaria del corazón, el derrame cerebral y el cáncer.

El hambre real en nuestro interior

Indudablemente, algunas personas tienen sobrepeso por herencia y factores genéticos, pero es sólo el 20% de los casos, según Tickell. El 80% restante se trata de obesos o pasados de peso sencillamente porque comen de más, una tendencia que se ha elevado dramáticamente durante los últimos 20 años.

¿Por qué? Tickell piensa: “Todo se reduce a la actitud; todo ocurre en el cerebro humano”. Esto es lo que determina si una persona será gorda o delgada y si comerá sanamente o no. El sitio eMedicine Health planteó una opinión similar al declarar que algunas de las razones de comer en exceso pueden ser: depresión, desilusión, irritación, aburrimiento y muchas otras razones que no tienen nada que ver con el hambre. En otras palabras: “Los sentimientos de las personas influyen en sus hábitos alimenticios, lo que repercute en una mayor ingestión de comida”.

La Cábala señala al culpable: el sentimiento de vacío interno que surge de nuestra incapacidad de satisfacer nuestro egoísmo creciente. Nos vemos obligados a compensar esa carencia interna, la falta de plenitud y el sentimiento de vacío, por todos los medios posibles, y uno de ellos es el alimento.

En otras palabras: la epidemia de la obesidad, que se extiende por todo el mundo de hoy, es otro síntoma más del vacío que experimenta el ser humano moderno.

Satisfacción – No compensación

El incremento del egoísmo humano hoy en día ocasiona que muchos de nosotros estemos insatisfechos, independientemente de lo que hagamos. Siempre “queremos algo” y sin importar la cantidad de bienes que adquiramos, seguimos sintiéndonos vacíos internamente, obligándonos a buscar una compensación que, para algunos de nosotros, consiste en comer todo el tiempo.

Pero sin importar qué tanta comida consumamos, nuestro vacío interior sigue intacto. La Cábala nos explica que esto es así simplemente porque lo que anhelamos en realidad no es físico. Es un deseo espiritual que está despertando en todo el mundo; un deseo insaciable que en nuestra época está alcanzado su punto culminante, exigiendo una satisfacción que sólo puede ser espiritual. Dicho de otra forma: falta de “alimento espiritual”.

Por lo tanto, la sabiduría de la Cábala no nos dice que sigamos un régimen alimenticio determinado. En cambio, trata la raíz del problema, mostrándonos cómo satisfacer nuestro deseo espiritual, nuestra profunda deficiencia. Cuando finalmente nos ocupamos de la carencia verdadera, sencillamente desaparecen los pensamientos como “Quiero algo pero no sé qué exactamente; quizá una pinta de helado”. Al integrarse a la espiritualidad, el individuo empieza a pensar en un nivel completamente diferente, comienza a experimentar la vida como una aventura continua, y en cada momento de la vida siente energía y plenitud internas.

En la actualidad, los niveles acelerados de obesidad y sobrepeso son un signo de que las personas anhelan una satisfacción que no encuentran: la satisfacción espiritual. Si comprendemos esto y aprendemos a llenarnos espiritualmente, no necesitaremos más ninguna cosa “extra” del exterior.

* El rabino Dr. Michael Laitman es máster en cibernética, doctor en filosofía y Cábala, profesor de ontología y teoría del conocimiento. Autor de 40 libros sobre Cábala auténtica. Es fundador y presidente de Bnei Baruj y del Instituto ARI, en Israel. Más información en: www.kabbalah.info y www.kab.tv

About these ads
This entry was posted in Kabbalah and tagged , , , . Bookmark the permalink.

One Response to Obesidad: ¿falta de alimento espiritual?

  1. monica says:

    La cabala entró en mi vida y la cambio radicalmente. Es increible la información que podemos llegar a obtener de nosotros mismos para poder avanzar en nuestro camino.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s